Es una historia anónima que enseña que en materia de emprendimiento la mejor forma de mantenerse enfocado en su sueño es desatender por completo las opiniones ajenas y los consejos vanos. Cuenta la historia que un grupo de ranitas viajaba por el bosque, cuando de repente dos de ellas